Creative Commons

Creative Commons License
Memories of a Future that isn't True by Rachid Cesin is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 2.5 Mexico License.

sábado, 27 de marzo de 2010

Vuela

Consideras a
tu corazón capaz de
volver a volar

lunes, 15 de marzo de 2010

Un reflejo del alma


Y abrí los ojos, con todo el resplandor del sol; salí de una pesadilla, como cada noche, pero prefiero estar dormido y evitarme estar viviendo en este infierno, que empieza durante cada amanecer.
En mis pesadillas la rutina no es algo que conozca, pero en mi infierno personal es algo que sigo cada día, una rutina que adquirí con el tiempo y la práctica; después de permanecer en mi cama, suelo maldecir al sol por no terminar con el mundo mientras dormía y obligarme a seguir en este agujero que la mayoría llama existencia.
Al final de mis lamentos; los cuales no le importan a nadie, todo seguirá con su ciclo normal, así que yo haré lo mismo. Mi rutina no se basa en acciones, más bien en emociones; es un sentimiento que no se pierde todo el tiempo, esa impotencia, esa tristeza; todas mis acciones de la mañana son tan simples que las puedo completar sin tener que pensar, sin siquiera esforzarme, las hago sin conciencia, sólo voy transitando por ese tiempo como un fantasma.
El momento que revele el infierno que vivo es cuando tengo que observarme al espejo, un momento que roba parte de mi vida, y no me deja evitarlo; un simple pedazo de vidrio que muestra el interior de mi alma, un pedazo de vidrio que me tormenta mostrando cosas que nadie más sabe de mí.
Y aquí estoy enfrente de este maldito espejo, mostrando el reflejo de mi interior; por fuera parezco alguien normal, pero después del primer pecado mi imagen se fue deteriorando, ahora sólo es un adefesio con algunos rasgos que solían estar en mi rostro, con unas facciones que solían ser mis ojos; principalmente esa imagen esta moldeada por las manchas en mi alma, por cada pecado cometido, por cada falta a la moral de la sociedad que cometí.
Con el tiempo me fui acostumbrando a esa terrible imagen, ya no me preocupa la cara quemada, o el deterioro que puedo ver de mi ser; me da miedo que la gente conozca los secretos que mi espejo puede ver; por eso paso el menor tiempo frente a él, me arreglo un poco el pelo que sé que tengo, pero que no puedo ver en mi reflejo.
Corro hacia el exterior de mi casa sin más que el terror de realmente parecerme a ese monstruo; no debería tenerle miedo a esa imagen, todos en este mundo somos ese reflejo, aunque aparentemos no serlo; así me atravieso con la gente por la calle, saludando a algunos conocidos; sé que ellos vieron lo mismo que yo esta mañana, ellos saben que vi lo mismo que ellos; pero nadie hablará de eso, pero nadie comentará sus preocupaciones, pero nadie aceptará que tiene miedo, pero nadie dirá que maldice a la vida cada mañana, pero nadie mencionará sus pecados, pero nadie dejará de aparentar ser bueno…